no-me-digas-que-no-tenga-miedo

No Me Digas Que No Tenga Miedo


Decidí SaltarHace un tiempo, relativamente poco, decidí lanzarme. Decidí que era momento de saltar al vacío y empezar a experimentar y a crear desde mi centro, desde mi esencia. No sabía cómo ni exactamente cuándo, pero me levanté del sofá y empecé a hacer porque mi qué y mi para qué sí que los tenía bien claros, al fin.

Estoy avanzando por sendas desconocidas, adentrándome en la oscuridad y charlando con mis demonios mientras tiemblo de miedo. Así que, por si te lo preguntabas, sí he pasado mucho miedo, sigo temiendo y sé que así será siempre, en el camino de mi existencia. ¿Y sabes qué? No me digas que no tenga miedo.

El Miedo Es Mi Maestro

No me digas que no tenga miedo porque sin mi miedo al rechazo no habría aprendido que la única aprobación que tengo que buscar es la que proviene de mí misma; no me digas que luche contra él porque sin mi temor al abandono jamás habría sabido que el primer y último amor que debo hallar ya existe en mí.

el-miedo-es-mi-maestroMi miedo es mi maestro. Si nunca hubiese temido el pasar por esta vida sin sacarle todo el partido, nunca me habría esforzado para conocer más acerca de los misterios de la vida, de mí misma y de mi papel como ser humano en este planeta; si nunca hubiera temido el peso del juicio externo sobre mi persona, no me habría interesado reconocerme y respetarme en todas mis facetas y jamás hubiera aprendido que el único juicio que de verdad importa acerca de quién soy es el mío propio. Fue – y es – el miedo al fracaso el que me hace ser concienzuda, paciente y dedicada. Así que, no me digas que no tenga miedo.

No me digas que renuncie a las emociones y sensaciones impulsoras del miedo, esas que me obligan a moverme, a no conformarme, a querer más… Las que me dan la motivación suficiente para desafiar mis límites y trascenderlos. Las que me sacan de mi zona de confort  y me hacen más fuerte, más segura y decidida porque sé que ya no hay vuelta atrás.

Pero El Miedo No Es Esto

No me digas que no tenga miedo porque sin él, en alguna ocasión mi vida habría corrido peligro. Me ha mantenido alerta y lista para reaccionar con destreza y prontitud cuando más lo he necesitado. De hecho, el miedo es una ventaja evolutiva ya que nos permite una rápida evaluación del entorno para dar respuesta adecuada en caso de que nuestra supervivencia física esté en peligro. El miedo te ayuda a detectar amenazas y a actuar con prudencia y sensatez.

miedo-como-ventaja-evolutiva

Pero por favor, no confundas este miedo adaptativo y saludable con ese otro que te paraliza y te impide ir más allá de lo que has dado hasta ahora. Por favor, no escuches esas voces que se empeñan una y otra vez en decirte que no puedes, que no lo vas a conseguir, que es muy arriesgado y que no darás la talla… No te quedes atrapado en esos miedos que te hacen viajar a futuros imaginarios, inexistentes, para que veas todo lo que podría salir mal y así decidas quedarte donde estás. Esto se llama pánico y nada tiene que ver con el miedo que asegura tu supervivencia y te hace evolucionar como ser humano. Como dice Mario Alonso Puig: “el enemigo no es el miedo, es el pánico”.

Es Momento de Avanzar

No me digas que no tenga miedo porque el miedo es tan solo la señal de que es momento de salir ahí fuera a buscar; a buscar más allá de lo dado en mi entorno, más allá de lo dado por mí, más allá de lo que he sido, he sentido y he tenido hasta este momento.

hora-de-salir-a-buscarHas de saber que cuando es momento de ir un paso más allá, de trascender y evolucionar, ahí estará él, esperándote. Y no te espera para fastidiarte, no, él tan solo es la “notificación” de que es el momento perfecto para que des más de ti.

¿Por qué negar el miedo? Sé que soy más que este cuerpo pero aquí en la tierra soy de carne y hueso, tengo emociones y siento. Tener miedo, como sentirse alegre o melancólico, es parte de mi humanidad. Así que no me digas que no tenga miedo porque honro mi naturaleza humana y me permito vivir todas las emociones que ello conlleva. Me quiero como soy, en la totalidad de mi experiencia y mis circunstancias. Y eso incluye mis miedos.

No, no me digas que no tenga miedo, no me digas que lo niegue y que luche contra él. Voy a reconocerlo, voy a ser consciente de que el miedo soy yo misma, de que me informa de mi mundo interno y, a partir de ahí, voy a darle el significado y la función evolutiva que yo elija para hacerme brillar en toda situación que viva.

saluda-a-tus-miedosMás sabia, más creativa, más saludable, más paciente, más compasiva, más resiliente… En definitiva, más. El miedo me ha dado mucho más. Pero puede que tú estés pensando que el miedo a ti no te ha ayudado, que a ti te ha paralizado y no te ha permitido llevar a cabo muchos de los planes que tenías. El secreto está en no temer al miedo, en mirarle de frente y decirle: “hola, aquí estás, ¿qué vienes a mostrarme?”.

No le juzgues, tan solo es una emoción con una determinada frecuencia de vibración. Si es bueno o malo es una valoración subjetiva, una percepción humana. Cambia tu percepción del temor, cambia la forma en la que piensas sobre él y nunca más te paralizará; al contrario, te ayudará a volar más alto.

Los Cobardes Tienen Miedo

Y los valientes también; no temer está en contra de la propia naturaleza humana. Pero el cobarde se queda paralizado ante el sentir del miedo mientras que el valiente se sumerge en ese temor, lo vive, aprende de él y sigue avanzando. Así que, no me digas que no tenga miedo porque tener miedo no es sinónimo de cobardía.

en-la-oscuridad-se-encuentra-la-luzEn todo eso que no nos gusta a los seres humanos es donde está el aprendizaje y donde encontramos las herramientas y las capacidades que necesitamos para llegar donde queremos. En todo lo que consideramos subjetivamente malo u oscuro; en la tristeza, en la rabia, en el miedo… Adentrándonos en el océano de lo desconocido moriremos un poco, dejaremos atrás lo que éramos para empezar a navegar con nueva información y así vivir nuevas aventuras. Por tanto, en definitiva, esa muerte es en realidad un renacer.

Es duro, difícil y un poco incómodo. Pero con el tiempo lo será menos. Todo proceso evolutivo implica hacer las paces con la incertidumbre. Así que sé valiente y ten miedo; pero de ese miedo en el que mueres para renacer, no del pánico que te paraliza y te hace morir lentamente, sin que nada nuevo brote.

No me digas que no tenga miedo porque sin él, no tendría todos los recursos que tengo hoy; sin él no sabría todo lo que sé hoy. Sin él, no sería yo.

Hola miedo, yo te reconozco. Estoy preparada para el próximo salto. Vamos allá.

estoy-lista-para-el-próximo-salto

happy-coaching


Featured image of post: kellepics at Pixabay

Photo credit: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7




Si te gustó este artículo, ¡compártelo, plis! :-)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Artículos Relacionados:

Sobre el Autor: Luz

La práctica profesional de Luz se encuentra muy vinculada a su historia personal con el peso, la imagen corporal y la salud. Tras sufrír problemas de sobrepeso durante casi 20 años y acumular un sobrepeso de casi 30 kg, su salud tanto física como emocional se empezó a resentir por diversos frentes. No es por ello casual que realizara un doctorado en Medios de Comunicación y Estudios de Género (Universidad de Swansea, Reino Unido). En su investigación ha estudiado qué tipo de mensajes relacionados con la imagen corporal predominan en la cultura popular actual, cómo tales representaciones se perciben por el público, y cómo se relacionan con el desarrollo de conductas disfuncionales. Entre la variedad de perspectivas analizadas en sus trabajos se incluyen los cánones de belleza dominantes, el sobrepeso, la distorsión de la propia imagen corporal, las estructuras de poder, la sexualidad o el balance de la vida profesional y la personal. Profesionalmente, está altamente familiarizada con el efecto devastador que pueden tener los actuales cánones de belleza promovidos por un sinfín de medios, revistas, programas televisivos, estrellas de cine o de música, y cómo estos pueden permear fácilmente nuestras mentes o la de la gente que nos rodea. Hoy Luz ha superado sus problemas de peso y ha recuperado su salud. Motivada por la necesidad de ayudar a otras personas como tú a salir del infierno en el que ella misma se había visto inmersa durante 20 años, Luz se certificó como Coach Profesional. Actualmente vive en Suecia, desde donde dirige Happy Coaching by Luz, con una práctica de cientos de horas de coaching con personas que buscan superar diversos problemas de imagen corporal, emocionales o profesionales. Puedes leer su biografía completa aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.


*