sadness-dissapointment

Si Alguien Desprecia Tu Camino…


Read in English

Si alguien desprecia tu historia personal, si a alguien le parecen “tonterías” aquello que para ti ahora mismo es un mundo, si alguien no valora cómo sientes y, en definitiva, cómo eres, con todo tu bagaje, tus retos y tus triunfos… Entonces es momento de dejar ir porque es muy probable que esa persona o personas no sepan ver todo lo bueno que les puedes dar y, en el peor de los casos, no sean capaces de apreciar tu compañía.

say-goodbyeDi adiós, porque si tienes el más mínimo problema de autoestima sufrirás, y mucho. Empezarás a hacer tuyas todas esas críticas y desprecios y realmente creerás que no vales, que tu sufrimiento no es real, que estás loc@ y que no mereces comprensión. Nada más lejos de la realidad; todos los seres humanos merecemos empatía y compasión, todos, no es negociable. Solo tienes que hallar a la persona que te los dé y, si en ese momento no tienes a nadie, no hay mejor compañía que la de uno mismo. Pero no para fustigarte, castigarte y autocriticarte, no; para mimarte y decirte: “lo siento, en todo momento lo hago lo mejor que puedo y sé, me perdono y merezco ser amado sin condiciones”. Repite esta frase tantas veces sea necesario para que, al final, lo creas de verdad, en lo más profundo de tu corazón.

suelta-y-di-adiósSuelta y despídete. Y no lo hagas con odio ni guardando rencor porque estos sentimientos solo te hacen daño a ti. Por muy difícil que te parezca, haz que el acto de dejar marchar sea un acto de amor, ¿cómo? Piensa en la historia de la persona que no ha sabido valorarte, ¿cuáles han sido sus retos?, ¿qué problemas ha superado?, ¿contra qué lucha en la actualidad? Esto te dará muchas pistas.

Aun así, te tentarán pensamientos del tipo: “pero yo no tengo la culpa” o “yo no tengo por qué aguantar esto”. Y tienes razón, en parte. Lo que ocurre es que pensar así, de nuevo, solo te hace daño a ti porque te pone en la perspectiva de la víctima y, desde ese punto de vista vas a sufrir siempre porque una víctima, por definición, es la persona que padece un daño por culpa ajena. En la postura de la víctima pierdes todo el control y estás abocado al dolor.

Our Separate WaysPero la verdad es que puedes elegir; ¿qué tal si te sitúas en el rol de una persona que toma las riendas y elige lo que quiere hacer con lo que le sucede?, ¿qué tal si asumes una posición de poder?. Podrías hacerlo cambiando esos pensamientos de arriba por esto otro: “no sabe hacerlo de otra manera porque tiene aún mucho por afrontar y nadie le ha ayudado a superarlo; yo ahora tampoco puedo ayudar porque estoy con mi propia lucha así que lo mejor es que, por el momento, tomemos caminos separados”.

De esta forma tú sí estarás aplicando esa compasión de la que te hablaba al principio; aquí dejarás de ser la “víctima” de los sentimientos de tristeza y rabia que te produce guardar rencor a una persona y estarás eligiendo avanzar. Y lo mejor de todo, seguirás adelante con mucho más amor del que tenías al principio: el que le has regalado a esa persona con tu comprensión y el que te has regalado a ti mism@ al realizar ese acto de amor. Siembra y recogerás.

da-y-recibe-amorNo digo que sea fácil, lleva un poco de tiempo, pero la práctica y la insistencia obran verdaderos milagros, solo tengo que ver la evolución de mis coachees y la mía propia. Si se te llega a pasar por la cabeza que es imposible, que tú nunca lograrás hacer algo como lo que en este post te propongo, acuérdate de algo: el poder de la intención es grandioso, asegúrate de que siempre actúas según lo desea tu corazón y no el montón de normas, prejuicios y creencias que hay instalados en tu mente subconsciente.

Para estar en contacto directo con tu verdadera intención tienes que confiar en ti y ser coherente con tus valores. Si piensas y sientes de una forma pero actúas de otra ya no te estarás siendo fiel a ti mismo, obtendrás resultados dispersos y acabarás diciéndote aquello de “pero si no era esta mi intención”.

Así que, pregúntate qué quieres en tu vida y empieza a anotar todo lo que necesitas y también todo aquello de lo que has de prescindir para lograrlo. Una pista, no necesitas que te juzguen sino que te acompañen, nada más.

Si nosotros somos tan dados a juzgar a los demás, es debido a que temblamos por nosotros mismos. Oscar Wilde

happy-coaching

Featured image of post: Helga Weber

Photo credit: 1, 2, 3, 4




Si te gustó este artículo, ¡compártelo, plis! :-)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Artículos Relacionados:

Sobre el Autor: Luz

La práctica profesional de Luz se encuentra muy vinculada a su historia personal con el peso, la imagen corporal y la salud. Tras sufrír problemas de sobrepeso durante casi 20 años y acumular un sobrepeso de casi 30 kg, su salud tanto física como emocional se empezó a resentir por diversos frentes. No es por ello casual que realizara un doctorado en Medios de Comunicación y Estudios de Género (Universidad de Swansea, Reino Unido). En su investigación ha estudiado qué tipo de mensajes relacionados con la imagen corporal predominan en la cultura popular actual, cómo tales representaciones se perciben por el público, y cómo se relacionan con el desarrollo de conductas disfuncionales. Entre la variedad de perspectivas analizadas en sus trabajos se incluyen los cánones de belleza dominantes, el sobrepeso, la distorsión de la propia imagen corporal, las estructuras de poder, la sexualidad o el balance de la vida profesional y la personal. Profesionalmente, está altamente familiarizada con el efecto devastador que pueden tener los actuales cánones de belleza promovidos por un sinfín de medios, revistas, programas televisivos, estrellas de cine o de música, y cómo estos pueden permear fácilmente nuestras mentes o la de la gente que nos rodea. Hoy Luz ha superado sus problemas de peso y ha recuperado su salud. Motivada por la necesidad de ayudar a otras personas como tú a salir del infierno en el que ella misma se había visto inmersa durante 20 años, Luz se certificó como Coach Profesional. Actualmente vive en Suecia, desde donde dirige Happy Coaching by Luz, con una práctica de cientos de horas de coaching con personas que buscan superar diversos problemas de imagen corporal, emocionales o profesionales. Puedes leer su biografía completa aquí.

4 comentarios a “Si Alguien Desprecia Tu Camino…”

PuedesDeja una Respuesta o Rastrear esta publicación.

  1. Ana M. - 16 noviembre, 2016 en 20:44 Deja un comentario

    Pues si, hay que apartarse si no quieres que te empiece a ir mal. Y la idea que dices de dejarlo ir con amor es un poco difícil pero yo lo he conseguido. ya entendí que todo sucede para ayudarme a ser mejor cada dia asi que abrazo con amor cada experiencia. Muchas gracias por tu articolo, muy bonito.

    • Luz - 16 noviembre, 2016 en 20:49 Deja un comentario

      Muchas gracias a ti por leer, Ana. Es cierto que puede resultar difícil al principio, pues estamos acostumbrados a procesar alguna de la información que nos llega del otro como un ataque personal y esto no es así. El ego tiende a querer sentirse completo y cuando alguien nos dice “su verdad” y esta es distinta a la nuestra, nos desestabilizamos. Cuando comprendes que todas las verdades son ciertas, que puedes recibir la verdad del otro sin renunciar a la tuya, el conflicto desaparece. Hay que entrenar, pero los resultados se aprecian mucho antes de lo que uno piensa 😉 ¡Saludos, Ana!

  2. P. R. - 16 noviembre, 2016 en 20:52 Deja un comentario

    A mi esto todavia me cuesta. No se si alguna vez sere capaz de soltar y dejar ir. Siempre me quedo con rabia y me acuerdo de cosas que me hicieron hace muchos años.

    • Luz - 16 noviembre, 2016 en 20:56 Deja un comentario

      Te entiendo. A mí me pasaba lo mismo. Hasta que me di cuenta de que estaba guardando un rencor que lo único que hacía era que yo estuviera mal. La situación ya había ocurrido, yo ya no podía hacer nada, pertenecía al pasado y, sin embargo, seguía sintiéndome mal. Empieza por hacerte el regalo de pasar página; elige que no quieres seguir viviendo con esa sensación de rabia e impotencia simplemente porque te aprecias y no quieres sentirte así. Repítete varias veces al día, durante varios días, lo siguiente: “lo hice lo mejor que pude y por eso me doy el descanso que merezco y te digo adiós (nombras a la persona o la circunstancia que te haga sentir mal)”. ¡Suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.


*